viernes

Walter Benjamín

Fue un hijo de la burguesía más acomodada de Alemania. Él mismo, en sus reflexiones, recuerda con ternura los cuentos que le contaba su madre, los cuales le sirvieron como base para una de sus teorías: «el poder de la narración y de la palabra sobre el cuerpo». Reflexionó sobre la relación que los cuentos establecían entre la tradición y la actualidad.

Se adhirió al ala más radical de la juventud, era partidario de la revolución cultural de Alemania, pero rechazó la enseñanza universitaria. Se acercó a Kant (idealista), y a Hegel (Dialéctica). En 1912, se dio cuenta de que era judío porque se sintió marginado y rechazado en la universidad, pero a pesar de ello, Schlohem le invitó a meditar el movimiento sionista, aunque él lo rechazó. A partir de este momento, el mesianismo le persiguió. En 1914 se presentó voluntario para ir a la guerra, pero dio marcha atrás porque dos amigos suyos se suicidaron. En sus años universitarios tuvo el valor de impugnar el origen teórico del formalismo (Wölffin). Escribió sobre su preocupación por el lenguaje como pieza clave de la vida. «El hombre se comunica en el lenguaje, no por el lenguaje».

de W

2 comentarios:

  1. Perteneciente a la Escuela de Frankfurt - influencias de la escuela critica-
    Recomiendo el aura de la obra de arte.....
    majo

    ResponderEliminar
  2. Sumo a la recomendación de Majo 2 lecturas. La primera más fácil y talvez más entretenida que es "La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica". Y la segunda "El libro de los pasajes", muy largo y muy dificil, pero altamente recomendable. Les dejo un link con una reseña de los pasajes.
    http://www.letraslibres.com/index.php?art=11097

    ResponderEliminar